• S.Ch.

Mujer prudente

Mis à jour : août 5

Mujer prudente : ¿ se llega a ser o se es ?


¿ Quién encontrará una "mujer de valor" "mujer virtuosa" "mujer fuerte" "mujer valiosa" ... ?


Muchas veces me he mirado al espejo para hablarme duramente. Porque simplemente no alcanzaba ese nivel, ni de virtuosidad, ni de coraje, ni de valor.


"Si hago esfuerzos, mejoraré. Es una lucha constante. Perseveraré". Pero mis entrañas se retorcían de amargura. ¿ Y si no era simplemente una cuestión de llegar a ser ? ¿ Y si simplemente era una cuestión de ser ?


¿ Cómo probarme que yo lo era ? A lo peor, daría todo de mí para llegar a serlo.


Corría detrás de esa imagen, de una mejor versión de mi misma, porque no tenía absolutamente ninguna de las pruebas que me había fijado en la vida : no el trabajo, no la claridad, no el compañero, no el suficiente dinero, no la perfección, no la casa, no los bonitos vestidos, no esto no lo otro. En mi caso es esto, en el de otras será a lo mejor otras cosas : no el ejercicio, no la dieta, no la motivación, no la familia, no la delgadez, no la alegría, no la paciencia. En definitiva una larga lista de noes que minan la paz. Ésta explota en mil pedazos. Bum. Ouh. Argg.


Yo medía mi valor, esa valía, en función del interior de una maleta de vacaciones vacía.


Mi Dios me dice otra cosa. Él dice otra cosa sobre mi valor. El aprecia quien soy. Sus ojos me miran con amor, respeto, cuidado, benevolencia.


Yo creía que si no cumplía con esa larga lista que me había propuesto había fracasado. Me faltaba compasión.


A veces he corrido todo el día de un lado al otro : una cancha de tenis, una red, una pelota, dos raquetas, un solo jugador. Y si, perdía cada lanzamiento. Me he agotado de correr como sin tener meta, a pelear como dando golpes al aire.


Hoy mi historia está cambiando, Jesús ha ocupado su lugar en mi corazón. Está de pie del lado opuesto, raqueta en mano, la pelota en el aire. El lanzamiento llega, lo conseguiré ? A veces sí, a veces no. Hay que saber perder también, alzar los hombros, con humildad.


No tengas miedo de mirarte de frente, aceptarte tal como eres hoy : esos errores, esas debilidades, esos fracasos. Esas chispas, esos talentos, esa belleza propia, única, tallada.


Aceptarse tal como una es se trata simplemente de amarse como Dios nos ama. Si Él te ha creado así, ¿ no será tal vez porque Él te ha elegido perfectamente ?


El equilibrio entre el esfuerzo y la humildad es no esperar demasiado de uno mismo y de dar todo de uno al mismo tiempo. De no sobrevalorarnos, de no subestimarnos tampoco :

no hay espejo,

el centro es la red

los ojos fijos en el jugador de enfrente.

El juego es la pelota : a veces hay que lanzarla, otras recibirla.


Y todo el resto es continuar adelante, de la mano de Espíritu Santo que pone de su compasión en nosotras, para volvernos cada vez más esa mujer que ya somos.


Porque Dios encuentra esas"mujeres de valor" "mujeres virtuosas" "mujeres fuertes" "mujeres valiosas". Soy yo, eres tú. Somos nosotras que Dios llama cerca de su corazón.


Yo lo creo, yo lo sé. ¿ Y tú, tienes esa esperanza ?


Toma pues tu raqueta y espera el próximo lanzamiento. Jesús es tu compañero fiel.


Crédit Photo : Christopher Campbell

#mujer #prudencia #prudente #raqueta #tenis #Jesus #Dios #fé #compasión #sanidad #patience #restauración #aceptación #valor #corazón #historiasdehoy #histoiresdaujourdhui

5 vues

©2020 par Histoires d'ajourd'hui. Créé avec Wix.com