• S.Ch.

Confianza

A veces tienes tan poco en este mundo.

Y sin embargo tienes demasiado: la vida, el aire, el tacto, el movimiento, la capacidad de expresar un sentimiento con un pestañeo.


Tenemos tantas cosas. Y no prestamos atención alguna. Nos distraemos fácilmente. Y también somos ambiciosos. Está en nuestra naturaleza querer avanzar :

El mundo gira,

las nubes pasan,

el viento sopla,

el agua fluye.

Y nosotros seguimos deseamos más.

Porque nuestras mentes buscan y rebuscan : el conocimiento, el crecimiento, la evolución, el perfeccionamiento. El intercambio, el descubrimiento, el maravillarse.


Es realmente poderoso el sentimiento de curiosidad. De querer comprender, crecer. Ah si, hacemos muchas preguntas. Y si... ? Y por qué ? Pero por qué así ? No podría ser mejor un poco menos así y tal vez algo más asa ? Pues la verdad es que no me parece, realmente por qué ?


Sí, sí, nos hacemos permanentemente tantas preguntas a nosotros mismos como a los demás. Y cuando se trata de asuntos que escapan al control humano levantamos los ojos y preguntamos al aire "eh tú en alguna parte ¿por qué permites el mal ? ¿ no podrías hacer algo ?". ¡ Qué osadía!


Bueno, soy egoísta y hablo por mí : Señor, ¿ por qué me haces atravesar una vez más esta prueba ?¿ Por qué no me bendices como sé que podrías hacerlo ? ¿ Por qué permites que sufra ? ¿ No podrías simplemente cambiar todo de golpe ? Con una sola orden de tu boca todo cambiará. Tu hablas y ¡ olé ! ¡ Terminado ! ¡Se acabo ! Pasamos la página. ¡ Ten misericordia, Salvador, Libertador ! ¿ Hasta cuándo ? ¿ Cuándo intervendrás ?


Cambia mi corazón, Padre.

Confrontación, discusión, resistencia, oposición.

Cambia mi lengua, mi voz, mi prosa.


¿ Hello ? No hablo solo por mí. Creo. O sí, vaya. No importa, creo haber entendido que todos andamos siempre deseando que las cosas vayan mejor de lo que son en nuestras vidas y en la de los seres amados. Y todas las cosas que tenemos, tan pronto como las recibimos las damos por hecho, y nuestra sed se vuelve así inagotable. ¡ La vida es una gran travesía !


Si tan solo pudiéramos abrazar la vida como es hoy nuestro espíritu sería realmente libre. Yo lo había entendido y después lo volví a olvidar ; cambia todos los días porque, paf, solo hace falta (volver a) cruzarse con una bella persona o un bonito diamante y todo se desmorona. Los ojos son caprichosos, la carne tira, nuestro corazón también, a veces.


El corazón desea. ¿ Cuándo desistirá ?


Confía. Yo creo profundamente que la llave está en al confianza. En mi caso en Dios. Porque para mí Él es quien controla todas las cosas en su mano poderosa. ¿ No se ocupará Él de todo ? ¿ de cada uno? ¿ No lo hace ya ? ¿ Te acuerdas : la tierra que anda girando, tus pulmones respirando, tus huesos ? Tu corazón que late en tu pecho.


Una confianza plena, total, absoluta. Que va más allá de las pruebas, más allá de los sueños, más allá de la realidad visible, experiencias, emociones, situaciones, dolores o alegrías. Una sola confianza:

Jesús está vivo.

Después de la muerte, la vida,

de la muerte a la resurrección,

ya no muerto en la tumba pero vivo en los cielos ;

vivo en mí, vivo en ti.

Un Dios vivo.


Confiar que más allá de nuestras pequeñas preocupaciones y grandes sufrimientos, alegrías y desesperaciones ¡ tenemos la vida ! ¡ Estamos en vida !¡ Viviremos ! ¡ Eternamente !

No solo un instante,

sino eternamente

tendremos un hogar

en los cielos.


Yo lo creo, yo lo sé. ¿ Y tú, tienes esa esperanza ?


Entonces olvida tus "por qué" y tus "cuándo" y tus "y si". Deja de negociar por cosas incomprensibles al ojo humano. Escucha la sabiduría que conoce todo en todos. Humildad. Delante de un Creador todopoderoso. Humildad delante un destino escrito. Elige la vida. Mira más allá de tus problemas. Cree simplemente con una plena y total confianza que todo irá bien, que todo será por lo mejor, ¡que Él sabe mejor ! Deposita a los pies de un otro. Saborea el alivio de la descarga de tus angustias y dudas, de tus miedos y preguntas. Qué paz, qué felicidad, qué esperanza en el nombre de Jesús de Nazareth. Entrégale toda tu confianza, Él no te decepcionará.


Más allá de la visión de mis ojos

y de mi propia comprensión

tengo esa confianza,

mi Rey

que puedo tener

confianza

en Ti.


Crédito foto : Dave Lowe

#Confianza #Dios #Jesus #preguntas #dudas #perseverar #fé #caminar #avanzar #vida #respirar #humildad #historiasdehoy #histoiresdaujourdhui


4 vues

©2020 par Histoires d'ajourd'hui. Créé avec Wix.com